miércoles, 12 de septiembre de 2018

REFLEXIONANDO - 2018 (62)

125/2018 -Consciencia identificada (tú) date cuenta de que pienses lo que pienses tú y/o de que pienses en aquello que pienses tú, sólo SER estará siendo. Y que sientas lo que sientas tú y/o que con independencia de aquello que tú sientas o dejes de sentir tú, sólo SER estará siendo. Y que hagas lo que hagas tú y/o que con independencia de aquello que hagas o dejes de hacer tú, solo SER estará siendo.  Y que experimentes lo que experimentes tú y/o que con independencia de aquello que tú experimentes o dejes de experimentar tú, sólo SER estará siendo. Nada está siendo pensado, sentido, hecho ni experimentado…, pues tú, y todo aquello que tú consideres que consiste en la existencia y/o el acontecer de algo, sólo SER (nada-algo) estará siendo. A partir de ahí, date cuenta de que porque tú nunca has sido tú, tú tampoco nunca estás pensando, sintiendo, haciendo ni experimentando nada de aquello que, por estar creyendo que tú eres tú (identificación), también tú -consciencia identificada-, crees que tú estás pensando, sintiendo, haciendo, experimentando. He ahí que todo aquello que tú percibas siendo algo, NADA será lo único que estará siendo. Consciencia identificada (tú), date cuenta de que no hay una manera de percibir altruista y otra manera de percibir egoísta, sino que cualquier percepción y/o cualquier forma de percibir algo por parte de alguien (tú), siempre estará  tratándose de una percepción exactamente igual de egoica y/o identificada. Ser, es lo único que ha estado siendo todo siempre. Ser, es lo único que todo está siendo siempre. Ser, es lo único que siempre estará siendo todo. Cuando todo sin excepción está consistiendo en SER, y sólo en SER, ¿qué puede cambiarse entonces, de qué puede carecerse entonces, qué necesita buscarse y encontrarse entonces, qué tiene que expiarse y perdonarse entonces, qué está siendo acertado y erróneo entonces…, pero, por lo mismo, quién estaría necesitando hacer algo, para algo…, que todo ello no continuara consistiendo siempre en SER, y sólo en SER? Comenzando por la existencia de uno mismo, en una simple percepción egoica (ego), estará consistiendo siempre todo aquello que alguien (tú, consciencia identificada) pueda identificar y/o nombrar como algo distinto a SER y sólo SER.   

126/2018 -Leo que “…cuando te niegas a mirarte, la vida te pone espejos”. Sin embargo, date cuenta de que tú, el espejo, y aquello que refleje cualquier espejo, siempre estará consistiendo en una percepción egoica, esto es, en la percepción de SER, como si Ser consistiera en algo siendo algo y/o siendo “un” ser algo. Percepción egoica es verte a ti siendo un yo. Percepción egoica es ver a los demás, al mundo, a la vida, a las circunstancias, a las situaciones, a cualquier posibilidad de ser algo siendo eso que la percepción egoica de ti estará transformando en un espejo para ti. Percepción egoica es todo aquello que tú (que eres una percepción egoica) vea reflejado en cualquier espejo (que será otra percepción egoica creada a partir de la tuya propia), con absoluta independencia del juicio, la identidad, el valor, etc., que tú asignes a dicho reflejo. Percepción egoica es verte a ti siendo algo distinto a solo SER, y, por tanto, verte siendo con defectos y virtudes, con dones y carencias, con alegría y tristeza, con salud y enfermedad, atrapado en el tiempo y el espacio, etc., en resumen: verte a ti víctima de la percepción de ti siendo un ser y/o convertido en un ser. Consciencia identificada (tú), date cuenta de que tú, siendo tú y/o siendo algo determinado, nunca has existido, y que por muchos sueños que te inventes, tampoco jamás llegarás a ser aquello que nunca dejaste de SER, y que consiste en que “nada está siendo un SER”. ¡Nada está siendo un ser; SER está siendo todo! Consciencia identificada (tú que crees estar leyendo estas palabras), date cuenta de que para amar a otro, ayudar a otro, proteger a otro, comprender a otro, perdonar a otro, etc., antes hay que estar viéndose a uno mismo siendo uno mismo, y también al otro siendo el otro, por tanto, que eso convierte en una ilusión absolutamente egoica cualquier posibilidad de amor, ayuda, protección, comprensión, perdón, etc., tanto a uno mismo como a otro. He ahí que todo "ser algo para alguien" estará consistiendo en una percepción egoica, pero que incluso la percepción egoica consiste en SER…,  y sólo en SER.  (sigue)

Juande Puerta.
Publicar un comentario