miércoles, 13 de junio de 2018

REFLEXIONANDO - 2018 (42)

84/2018- Leo: “No hay niño que requiera más atención que aquel que un día fuiste; recuérdalo, acógelo, sánalo.” -He ahí una demostración precisa de lo que significa el fenómeno de la identificación consciencial con la existencia de un yo y de la identificación con todo aquello que estuviera conformando la existencia de dicha identidad a lo largo del tiempo y/o de cualquier otra aparente dimensión. He ahí que la fantasía de la existencia humana -y de todo cuanto parece estar conformando, confirmando y justificando la supuesta autenticidad de esa historia-, discurre en el ámbito imaginario, y/o absolutamente especulativo, consistente en la identificación con la posibilidad de que alguna vez “Ser nada” comenzase a “ser algo”, y que alguna vez ser algo comenzara a ser tú. Nada está siendo ahora aquello supuestamente fuiste tú alguna vez, pues, nada fuiste tú alguna vez y tampoco nada habrá jamás que consista en estar siendo tú. ¡Ser tú consiste en SER; pero  sin ti, sin tu ser y/o sin la existencia de absolutamente nada que de cuanto pudiera identificarse a través de una identidad! Date cuenta de que, en efecto, “recordar, acoger y sanar aquello que un día fuiste tú”, obliga a permanecer otorgando más atención y apego a la apariencia de tu supuesta existencia personal y a todo cuanto está originando dicha identificación. Consciencia identificada, date cuenta de que sólo necesitas la existencia de un Dios, de un maestro sabio, de un más allá, de una justicia suprema, del universo, del bien y del mal, del amor y del miedo, de la felicidad y del sufrimiento…, para seguir creyendo en tu existencia y/o para mantener vivo el fenómeno de tu identificación; date cuenta de que Ser, consiste en estar siendo sin que nada tenga que suceder ni dejar de suceder. 

85/2018- Ser todo y ser nada, sólo SER está siendo. Ser un yo y ser una parte de un todo, sólo SER está siendo. Ser aquí y ser allí, sólo SER está siendo. Ser así y ser de otra forma de ser, sólo SER está siendo. Ser ahora y ser en cualquier otro momento, sólo SER está siendo. Ser feliz y ser infeliz, sólo SER está siendo. Ser algo y ser de alguna forma de ser algo, sólo SER está siendo. Consciencia identificada, date cuenta de que todo cuanto tú percibes siendo tú y/o siendo algo para ti, sólo SER está siendo. ¿Qué significa Ser, y sólo Ser? Date cuenta de que Ser y sólo Ser consiste en ser tú y  en ser todo aquello que tú consideres que está siendo la existencia y/o el acontecer de algo. Ser, y sólo Ser, están siendo todos tus pensamientos, todas tus emociones, todas tus experiencias, todas tus esperanzas, y absolutamente todo -sin excepción- cuanto tú percibas y/o consideres que consiste en ser la existencia y/o el acontecer de alguna cosa determinada. Consciencia identificada, date cuenta de que tú y tus pensamientos, tus emociones, tus recuerdos, tus deseos, tus miedos, tus actos, tus reacciones, tus culpas,  tus esperanzas, etc., está consistiendo en SER y sólo en SER. He ahí que Ser, y sólo Ser, ha sido, está siendo y será, lo único que siempre ha estado siendo, es ahora y será siempre todo aquello que tú -por estar creyéndote tú- hayas podido percibir y/o considerar que estaba consistiendo en la existencia y/o en el acontecer de ti, de tu vida y/o de alguna otra posibilidad. Nada existe fuera de la identificación con la creencia de que algo está existiendo y/o de la identificación consciencial con la certeza  de que SER consiste en existir siendo la existencia y/o el acontecer de algo. Todo aquello que para ti ES algo, sólo SER está siendo. Date cuenta de que nada hay siendo algo, nada hay siendo todo y tampoco nada hay siendo nada; no hay un soy, no hay un somos, no hay un fuimos, no hay un seremos y tampoco hay “un” ser. 

Juande Puerta.
Publicar un comentario