miércoles, 16 de mayo de 2018

REFLEXIONANDO - 2018 (35)

70- He ahí que no habiendo un todo ni las partes de un todo, tampoco hay el hacer de algo por parte de alguien. Consciencia identificada (tú), date cuenta de que la percepción de tu existencia no depende tanto de valorar aquello que piensas, sientes, haces, tienes, experimentas, etc., sino de “no dejar de creer” que estás haciendo y/o viviendo algo y así seguir justificando con ello la percepción de que tú eres algo. Date cuenta de que creer en tu ser te convierte en la víctima de la creencia en ti. Salvo SER, nada está siendo algo, nada está sucediendo y tampoco nada está siendo hecho, por tanto, todos tus actos, todas tus acciones, todas tus circunstancias, todas tus características, todas tus experiencias y todos tus aconteceres únicamente están siendo eso para ti a partir del simple, vano y egoico supuesto de la existencia de tu particularidad. ¡Todo ES, pero sin la necesidad ni la condición de que algo esté siendo el ser de algo! Date cuenta de que si tú eres tú, entonces dentro de ese supuesto no es posible que tú no hagas nada y/o que dejes de hacer algo, pues no hacer nada tú ya estaría siendo tu forma de hacer algo; date cuenta de que no hay otro hacer ni otro dejar de hacer que   -tanto una posibilidad como la otra-, no esté consistiendo siempre en SER y sólo en SER. He ahí que tú siempre has estado siendo SER, porque tú nunca has estado siendo tú. Consciencia identificada (tú), date cuenta de que todo aquello que  por estar percibiéndote tú como si tú fueras tú, también todo aquello que percibes siendo un hacer, un suceder, un pensar, un sentir, una experimentar, un necesitar, un poseer, etc., únicamente está consistiendo en SER, y sólo en SER. He ahí que las diferencias que tú percibes sólo sirven para seguir percibiéndote a ti siendo tú, por tanto,  para la supervivencia de la apariencia de tu identidad. Todo cuanto la consciencia vive desde la aparente identidad de un yo y/o de un ser algo, consiste en SER, pero vivido como si consistiera en la existencia y/o el acontecer de algo distinto a SER.  

71- Nada está siendo lo único que está siendo todo, por tanto, al estar considerándote tú -consciencia identificada- la existencia de alguien, ¿cómo podrías evitar estar sintiéndote en conflicto con aquello que tú estés considerando que está siendo algo distinto a ti, aunque todo por igual esté siendo el mismo no estar siendo algo determinado? Fuera del fenómeno de la identificación consciencial (la metáfora del pecado original bíblico), que origina la percepción egoica y/o de existencia de un sí mismo, todo está consistiendo en SER (Dios de las religiones) y sólo en SER, pero sin que nada esté siendo alguna cosa…, y, por tanto, sin  diferencia, separación, discriminación, etc., entre dos posibilidades distintas. He ahí que no habiendo uno, tampoco hay dos (dualidad) ni la diversidad de aquello que pudiera percibirse habiendo entre dos. Se dice que “este mundo y/o la vida en este mundo es sueño, es maya, es ilusión, es mente…”; sin embargo, date cuenta  de que tú, consciencia identificada, sueles considerarte el/la protagonista real que estaría viviendo ese sueño. ¿No sería hora de darse cuenta y de asumir que la percepción de este mundo y de la vida en este mundo está consistiendo en un sueño precisamente porque “tú”, el supuesto soñador, el supuesto perceptor, el supuesto protagonista, tampoco eres algo ni eres alguien, fuera del sueño? ¿No será que todo cuanto tú percibes siendo la existencia y/o el acontecer de algo (que además estaría siendo de la manera que tú eliges considerar), es sueño, justamente porque tú eres sueño y/o porque el sueño comienza al percibirte a ti siendo tú? He ahí que decir: “mi reino no es de este mundo”, quizás pudiera significar que “mi reino no es de este sueño”. Consciencia identificada, date cuenta de que la percepción de tu existencia (percibirte a ti siendo tú) no depende tanto de los posibles juicios y las valoraciones respecto a aquello que aparentemente piensas, sientes, haces, experimentas, etc., sino de "no dejar de creer" que tú estás siendo, haciendo y/o viviendo algo.

Juande Puerta.
Publicar un comentario