domingo, 8 de octubre de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (68)

142- HASTA EL MENOR DETALLE. No eres la existencia de un yo separado, porque no eres un yo. Nada hay separado, porque nada hay siendo algo. La separación es ilusoria porque la existencia de algo es ilusoria. No eres la existencia de un yo, por tanto, tampoco eres la existencia de un yo unido al resto de la existencia. ¡La existencia no es nada más que una apariencia efímera e ilusoria, de nada que esté siendo la existencia de algo! Todo cuanto pueda percibirse siendo existencia de algo, siempre está siendo nada, percibido como si estuviera siendo la existencia de eso que alguien (consciencia identificada) considera que está percibiendo. He ahí que tu aparente necesidad de búsqueda de lo supremo o lo trascendente, y también tu aparente necesidad de rechazo de lo insustancial e intrascendente, sólo está consistiendo en la consecuencia de la identificación con la apariencia de tu existencia. He ahí que tu lucha en pos del sentimiento permanente del amor, la felicidad, la paz, la libertad, la concordia, la fraternidad y el resto de los valores trascendentales para la existencia de la humanidad, así también como tus esfuerzos y sacrificios por evitar el sentimiento de aquello que la humanidad considera la existencia de creaciones detestables, siempre están consistiendo en la consecuencia ineludible e inseparable de la identificación con la apariencia de tu existencia. ¡Todo cuanto vives y de la manera exacta que vives la apariencia de cada instante, cada circunstancia, cada experiencia, cada objeto, etc., está consistiendo en la manifestación precisa de la identificación contigo, es decir, está consistiendo en un reflejo y/o efecto de la percepción de que tú eres tú! Absolutamente hasta el menor detalle (pensamientos, emociones, sensaciones, ideas, creencias, percepciones, actitudes, miedos, aspiraciones, reacciones…) de todo tu supuesto pasado, todo tu supuesto presente y todo tu supuesto futuro, nunca consistirá en algo distinto a ser tú; ser tú consiste en todo eso, de manera que la existencia de eso y tú existencia no están consistiendo en la confluencia de la existencia de cosas distintas. Date cuenta de que nunca te ha sucedido algo ni has percibido y experimentado algo, que ello no consistiera en el efecto de estar siendo tú, es decir, de estar considerando que tú eres tú. He ahí que, sin que nada esté consistiendo en ser algo distinto a SER, el supuesto de que tú seas tú existencia te convierte en el amor y el desamor, en la culpa y el perdón, en la bondad y la maldad, en la fortuna y el infortunio, en la vida y la muerte… y en absolutamente todo cuanto sea percibido como la existencia de algo para ti.  

143- BREVES-11 (2017) 1-No  hay aquello de lo que pueda dudarse ni aquel que pueda dudar de algo, por tanto, date cuenta de que, salvo en la ilusión de tu existencia y de la existencia de todo lo que es la existencia de algo para ti, tú nunca has dudado ni dudarás jamás. Cuando dudes de algo, date cuenta de que nadie está dudando de alguna cosa; date cuenta de que tú existencia, y la existencia de aquello que fuera objeto de tus dudas, siempre estará consistiendo en el permanente “Ser” de nada que consista en ser algo. 2- Nadie tiene lo que merece “por algo” y tampoco nadie tiene lo que necesita “para algo”, por la sencilla razón de tampoco  nadie está siendo alguien y tampoco nadie está teniendo algo que no esté consistiendo en la consecuencia de la identificación con la creencia y/o con la aparente percepción de estar siendo alguien. ¡Exactamente igual de natural que tu respiración, todo cuanto puedas creer que mereces y/o que necesitas, estará surgiendo de la identificación con la creencia de que eres alguien! La identificación con la idea de que a alguien pueda sucederle algo que merezca por algo (positivo o negativo), que a alguien pueda faltarle algo que necesite para algo, etc., no es nada más que el efecto de estar considerándose la existencia de alguien particular y/o una existencia. ¡Todo cuanto vives tú, y también de la manera que tú consideres que estás viviéndolo, nunca estará consistiendo en algo distinto a la consecuencia de la creencia en ti, de ahí que nadie estará viviendo alguna cosa real ni irreal, jamás! 3- Dualidad es ser algo (uno). Ser algo es dualidad. Cuando, ser nada, consistiera en la consideración de ser algo, entonces ser nada sería dualidad. Dualidad está siendo la percepción de todo aquello que no consista en estar siendo nada-algo; si consiste en estar siendo algo y/o simplemente existencia, entonces estaría tratándose de percepción de dualidad. No-dualidad y/o no-separación significa no-algo. Dualidad eres tú, dualidad es tu existencia y también todo cuanto sea la existencia de algo para ti; sin embargo, nada es dualidad, pues, date cuenta de que incluso la percepción de dualidad esta siendo nada-algo. 

Juande Puerta.
Publicar un comentario