domingo, 13 de agosto de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (55)

113- UNIDAD/SEPARACIÓN-1. Todo aquello que puede nombrarse de alguna manera, siempre estará consistiendo en SER-ninguna cosa que pueda nombrarse, y tampoco ninguna otra posibilidad de SER algo.  Neti neti: no esto, no aquello, no-algo. En la filosofía de la no-dualidad se mantiene que no hay dos, por tanto, que “no existe la separación”, consecuentemente, que nada está separado del resto. Dicho así parece interesante, sin embargo, absolutamente contradictorio. Paradójicamente, el enunciado de la no-dualidad esta constituyendo la base fundamental del dualismo, del pluralismo, del globalismo, del universalismo, esto es, del egoísmo. Si puede nombrarse, pensarse, comprenderse, imaginarse, intuirse, manifestarse, etc., más allá de esa percepción dualista, NADA será y/o nada estará siendo. ¡Ego consiste en ser algo, de ahí que considerarse un ser algo/alguien esté consistiendo en la  fuente inagotable de percepción absolutamente egoica! No-dualidad no debería entenderse como no-dos, sino como NO-UNO…, NO-ALGO. Manifestar que nada está separado ¿acaso no es lo mismo que afirmar que todo está unido, por tanto, que existe la unidad de algo y/o algo que  “ES UN algo (uno)? Nada ES algo; todo consiste en ESTAR SIENDO nada que sea SER algo. ¡Todo aparente ser, existir y/o acontecer de algo, no estará consistiendo en ser algo, sino en ESTAR SIENDO NADA-ALGO! Volviendo a la idea de la no-separación, en efecto, nada está separado; pero tampoco nada está unido. ¡Nada está separado ni unido, porque nada es algo! Nada está separado ni unido de otra cosa, porque simplemente no hay una cosa. No hay separación, porque tampoco hay unidad. No hay dos, porque tampoco hay uno. (sigue) 

114- UNIDAD/SEPARACIÓN-2. El concepto “dualidad” responde a criterios absolutamente ilusorios y/o egoicos; pero, por la misma razón, el concepto de “no-dualidad” continúa reflejando la presencia de exactamente los mismos principios. La negación de la existencia de algo no puede separarse de la afirmación de la existencia de algo y/o de su opuesto. ¡Todo posible algo, igual que la negación, el contrario, el semejante, etc., de ese algo, continúa consistiendo en la identificación con la existencia de algo! La confusión y el conflicto no emerge de la verdad y/o de la mentira de la existencia de algo; toda discrepancia nace de la identificación con la percepción de la existencia de UN ALGO. Es la identificación consciencial con “un algo” aquello que se transforma en la fuente inagotable de todo tipo de percepciones, reacciones, juicios, actos, emociones y experiencias de algo. “Algo”, como la existencia de toda la humanidad y de todo cuanto aparentemente caracteriza y conforma el universo de la existencia de la humanidad, comienza y se sostiene a partir de la identificación con la existencia de UN SÍ MISMO HUMANO (un yo). He ahí que la “no-dualidad” mientras continúe interpretándose como la existencia y/o el haber/acontecer de un algo (unidad absoluta y/o no separación) tampoco permitirá trascender los limites de ese algo. ¡Nada está unido ni separado de otra posibilidad (un algo), porque simplemente nunca hubo ni habrá jamás habrá una posibilidad! No-dualidad significa, no-algo. No-dualidad significa, nada falta. No-dualidad significa, ya está todo. No dualidad significa, todo está siendo nada. No dualidad significa que Nada está siendo todo lo que parece ser algo. No-dualidad significa que SER y/o Estar Siendo no significa ser y/o estar siendo algo.  ¡Nada es algo, de ahí que, comenzando por tu ser, cualquier ser algo estará siendo nada y/o nada estará siendo! (sigue)  

115- UNIDAD/SEPARACIÓN-3. “Yo no sé qué será, pero creo que tiene que haber algo…” ¿Cuántas veces habremos pensado, expresado y escuchado esa expresión, refiriéndonos a una supuesta realidad que estuviera trascendiendo la aparente cotidianidad de nuestra existencia? Sin embargo, en efecto, salvo en forma de creencia, no hay algo en ninguna parte que no esté consistiendo en la percepción de la existencia de algo, aunque ese “ser algo” únicamente consista en Estar Siendo nada-algo. ¡He ahí que absolutamente todo cuanto parece conformar el misterio de la existencia humana, y también de todo cuanto parece acontecer en esa fabulosa historia, únicamente consiste en el efecto de la creencia de que “tiene que haber” algo! ¿Algo con lo que justificar la existencia del algo propio y/o del sí mismo? El ego y/o la percepción dualista equivale a la identificación con la existencia de “un” algo. Nada, eres tú. Nada, son tus pensamientos. Nada, son tus emociones. Nada, son tus experiencias. Nada, son tus recuerdos, tus deseos y tus esperanzas. Nada, es tu mundo y todo cuanto crees que sucede en tu mundo. Nada, está siendo todo lo que tú percibes como si fueras tú y/o algo distinto a ti. He ahí que unidad y separación son términos exactamente igual de dualistas; he ahí que todo aquello que consista en ser/existir/acontecer algo, NADA ESO ni ninguna otra cosa estará siendo siempre. Tú existencia, y, por tanto, la existencia de tu pasado, tu presente y tu futuro son mentira; pero no porque sea algo falso y/o algo erróneo, sino porque no son algo. Toda percepción de ser algo no-es, nunca fue y nunca será. ¡Todo es, pero nada es algo, ni por algo, ni para algo! 

Juande Puerta.
Publicar un comentario