viernes, 16 de junio de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (41)

82- BREVES-5 (2017) 1- No siendo algo, he ahí que todo está siendo ya, que nunca no ha estado siendo todo, y que tampoco nunca dejará de estar siendo todo. No considerándote tú algo, puede vislumbrarse que nada falta por alcanzarse, nada falta por suceder, nada falta por aprenderse, nada falta por experimentarse, nada falta por recordarse, nada falta por hacerse ni practicarse. Todo cuanto sea algo para ti procede de la percepción de ti. ¡Nada es algo fuera de la creencia de que existe algo (tú), y, por lo mismo, todo cuanto sea percibido como la existencia de algo por ti, sólo será el efecto de la creencia en tu existencia! La identificación con la consciencia de tu existencia es la única causa de la consciencia de todo cuanto tú crees que existe y/o que acontece. 2- No puede decirse que no existe el tiempo a la vez que estar afirmándose que sí existe la consciencia del personaje que está percibiendo la existencia y/o la no existencia del tiempo o de cualquier otra  particularidad. No hay dos; pero tampoco hay uno. Todo existe y todo acontece; pero nada ES eso ni ninguna otra cosa que esté siendo percibida, recordada, imaginada, deseada, buscada, temida, esperada, interpretada, experimentada, hecha, etc., desde la identificación de la consciencia con la existencia de algo, esto es, desde la consciencia de un yo perceptor, un yo testigo, un yo experimentador, un yo mismo. Nada ES algo, más la percepción sensorial, psicológica, emocional, anímica, etc., de existencia, no es una excepción. El árbol existe; pero no es un árbol. Todo existe; pero nada ES algo. “Amarás no ser algo, por encima de ser alguna cosa.” He ahí que el ser humano (creado con la identificación de la consciencia con la percepción de existencia) nace completamente programado.  

83- LA ILUSIÓN DE SER ALGO. El pasado no es el presente que pasó, ni el futuro es el presente que llegará. No hay tal cosa como la existencia del presente, por tanto, consciencia, a pesar de que la identificación con la existencia del tiempo esté condicionando por completo el supuesto discurrir de la historia de tu supuesta existencia, date cuenta de que, por no haber presente, tampoco hay pasado ni habrá futuro. ¿En qué consiste entonces eso que recuerdas y eso qué andas persiguiendo? He ahí que crees que tienes un pasado, un presente y un futuro, sólo en la ilusión de que eres la existencia de algo; he ahí que todo cuanto crees que existe y/o que acontece siendo la existencia y/o el acontecer de algo, sólo estará pareciéndolo dentro de la fugaz ilusión de tu propia existencia. La existencia del ser humano (forma humana de ser) perdura mientras perdura la ilusión de la existencia del ser humano. Precisamente porque la vida del ser humano es ilusoria, la ilusión puede alargar la existencia del ser humano del mismo modo que la desilusión (depresión) puede menguarla. ¡Todo ser algo es ilusión, de ahí que, aunque la ilusión de la existencia pueda disfrazarse y nombrarse de mil maneras aparentemente distintas, el hombre sólo existe mientras se mantiene viva la ilusión de la existencia del hombre Trascendiendo el fenómeno de la identificación, ¿en qué consisten y/o que objetivo persiguen -sin excepción- todas las actividades, pensamientos, emociones, razonamientos, etc., diarias del ser humano, salvo en mantener viva la ilusión de la existencia del ser humano? ¿Podrías creer en tu existencia sin creer en la existencia del tiempo, del espacio, del pensamiento, de las emociones, de la materia, de la energía y de todo cuanto necesitas creer que existe para poder seguir creyendo en ti? Todo está siendo, pero, comenzando por ti, nada está siendo eso que tú crees que está siendo la existencia de algo. Desde la consciencia de ser la existencia de algo (yo existo) no puede comprenderse la absoluta innecesariedad de la existencia de algo, por la sencilla razón de que aquel personaje que pretendiera comprenderlo no existe dentro de la innecesariedad de la existencia de algo.

Juande Puera.
Publicar un comentario