miércoles, 7 de junio de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (39)

77- CULPABILIDAD. Consciencia, date cuenta de que no se trata de perdonar, tanto como de no culpar. Si crees que tienes que perdonar a alguien por algo, entonces, sin darte cuenta, siempre -estés donde estés y hagas lo que hagas- estarás culpándote a ti de ser tú. La falacia de la culpabilidad es como un veneno que va matando poco a poco; pero no por aquello que supuestamente ocurrió alguna vez, sino por estar significando que estás creyendo que eres el personaje al que le ocurrió algo. 

78- BREVES-1 (2017) 1- El ser humano, hijo de la consciencia identificada con la percepción de existencia, siempre ha buscado trascender los límites de la ilusión de su apariencia, sin darse cuenta de que toda búsqueda de ALGO surge del fenómeno de estar considerándose a sí mismo la existencia de UN algo. Sin embargo, más allá de esa consideración mental, nada está siendo el SER de algo, por tanto, tampoco nada (no ilusorio) puede buscarse, encontrarse, alcanzarse, poseerse..., ni se puede ser. Religiones, filosofías, políticas, ideologías, culturas y tradiciones no son nada más que artilugios encaminados al control y el gobierno de la falacia de la existencia. Más allá del universo mental (consciencia identificada) nada hay que trascender, pues nada está siendo algo. 2-NADA, es lo único que está siendo todo aquello que parece ser algo, por tanto, deja ya de creer que tú tienes una naturaleza verdadera o real y una naturaleza falsa o ilusoria, porque ambas consisten por igual en Ser Nada. Date cuenta de que ninguna cosa que tú creas que haces, piensas, sientes, percibes, experimentas, etc., podrá cambiar eso. Date cuenta de que NO ERES aquello que estás buscando, ni eres ninguna otra cosa: simplemente NO ERES. 3- Tú, no eres tú, porque ni tan siquiera eres algo. Tus pensamientos, tus emociones, tus miedos, tus deseos, tus esperanzas; tu pasado, tu presente y tu futuro no son tuyos, pues, ni tú eres tú, ni eso es eso. He ahí que todo aquello que sea algo para ti y/o que sea de alguna manera de ser algo para ti, sin excepción, estará consistiendo en las ilusiones que están conformando la ilusión de tu aparente ser. ¿Que si tú existencia y la de todos tus valores están basados en una gran mentira? Pues sí; pero solo en el supuesto de que tú y todo lo demás fuera algo. Por cierto, si nunca se te ocurrió hacer algo para detener los latidos de tu corazón, ni la respiración, ni la capacidad de caminar, ¿para qué quieres detener la actividad de tu mente? ¿Qué buscas? Nunca algo será algo distinto a Ser Nada.  

79- BREVES-2 (2017) 1- Leo: "Cualquier cosa que esté separada del aquí mismo y del ahora mismo, o bien es un recuerdo o es imaginación. No puede ser otra cosa." -Parece muy razonable, sin embargo -opino- puesto que nada es algo, es decir, puesto que nada ES alguna cosa, he ahí que tampoco aquello que pudiera asociarse a un hipotético aquí mismo y ahora mismo, estaría siendo algo. Nada puede ser otra cosa..., pero porque nada es el ser de alguna cosa, de ahí que el recuerdo y la imaginación tampoco son eso ni son ninguna otra cosa. Nada está siendo algo aquí y ahora, esto es, nada está siendo "un" presente, por eso mismo, porque nunca hay un ahora presente, tampoco hay un presente pasado ni hay un presente futuro. ¿A que esto no resulta razonable, para la razón que se cree algo? Pues eso, que nada es lo único que está siendo todo cuanto la consciencia identificada percibe siendo algo. 2- ¿Para qué estoy aquí? -Se pregunta a sí mismo el hijo de la consciencia identificada, dentro de la fantasía de su existencia. Imagina que el personaje de una novela de ficción se planteara ese mismo interrogante, creyendo que su historia existe fuera de las letras que están narrándola. El ser humano (creación de la consciencia identificada) es un personaje tan ilusorio como aquellos, sin embargo, he ahí que considerarse real hace que vea razonable vivir bajo gobiernos despóticos, que la esclavitud le parezca un privilegio, que las religiones y el resto de las instituciones sociales funcionen en base a mentiras, chantajes, dogmas e intereses lucrativos y comerciales. Todo menos darse cuenta de que SER trasciende todas las posibilidades de ser algo. 3-Consciencia, date cuenta de que todas tus percepciones (físicas, sensoriales, psicológicas, emocionales, anímicas, etc.,) estás creándolas tú a partir de la identificación con la ficción de tu existencia; pero date cuenta también de que, por lo mismo, sin excepción, todas tus experiencias -tanto las que consideras positivas y agradables como aquellas otras que valoras negativas y desagradables- son obra de tus decisiones y de tu manera particular de percibir y de percibirte.

Juande Puerta.
Publicar un comentario