miércoles, 19 de abril de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (27)

53- ¿SOLTAR QUÉ? Para sentirse y/o percibirse (sentirse no significa SER eso que se siente ni el individuo que siente algo) felices, infelices, amados, respetados, despreciados, ofendidos, afortunados, capacitados, inferiores..., y/o de cualquier otra manera  característica de la especie humana, el único requisito imprescindible consiste en "considerarse la existencia de alguien". A partir de percibirse siendo la existencia de alguien (yo existo), absolutamente todas las demás posibilidades de percepción de existencia de algo, fluyen por añadidura. Metas, miedos, deseos,  esperanzas, búsquedas, luchas, éxtasis, depresión, ideales, frustración, gloria, sacrificios, recompensas..., nada deja de consistir en una consecuencia de la identificación con la percepción de existencia de su perceptor, por tanto, he ahí que todo cuanto el ser humano considera fundamental en su vida, a la vez también está siendo aquello que está utilizando para justificar su propia existencia. ¿Cómo podría iluminarse, reencarnar, evolucionar, etc., aquello que no existiera, y cómo podría existir la iluminación, la reencarnación, la evolución, el destino, etc., si no existiera el sujeto que pudiera y/o necesitara protagonizar aquellas experiencias? La ilusión se alimenta de ilusión. Todo algo siempre estará consistiendo en percepción de existencia y estará sujeto a las características de la percepción de existencia. Consciencia identificada, date cuenta de que aquello por lo que sientes apego no es nada distinto a ti, y que, por tanto, también todo aquello que consideres que deberías “soltar” siempre estaría consistiendo en soltarte de la percepción de tu existencia. Al principio todo era Nada, y Nada continúa siendo todo más allá de la percepción de Nada convertida en existencia. Al principio todo era Nada, y Nada continúa siendo todo aquello que pueda percibirse siendo la existencia de algo.  

54- ¡NO ES! En el vídeo de una conferencia sobre espiritualidad, he escuchado decir a un reconocido ponente que “cada ser humano tiene una manera distinta de percibir y comprender la vida”. Me gustaría añadir que, sin embargo, todas igual de ilusorias y/o egocéntricas, pues, sin excepción, todas las maneras de percibir y de comprender algo siempre estarán refiriéndose a apariencias. ¡En el universo de la percepción de existencia, lo distinto siempre estará tratándose de lo igual (NADA), pero visto diferente, es  decir, percibido siendo algo! Contradiciendo al conferenciante del vídeo, también quiero decir que ni somos seres humanos, ni estamos encarnados en seres humanos, ni estamos interconectados, ni evolucionamos en conciencia. Nada, es lo único que está siendo aquello que parece ser el ser de algo y/o el existir de algo. Cuentos de Adas son, por igual, todo cuanto pueda comentarse respecto a cualquier percepción de la existencia de algo. Toda percepción de ser algo está consistiendo en ser Nada, pero percibido como siendo algo. La percepción de (…) nunca dejará de consistir en Nada percibido como (…). No es que seamos más que nuestro yo físico, no es que seamos más que nuestro yo mental, no es que seamos más que nuestro yo emocional; no somos ni un yo físico ni un yo mental ni un yo emocional ni un yo espiritual ni un yo que sea algo determinado. No podemos conocernos a nosotros mismos porque “no hay un sí mismo” que conocer ni que conocerse. No somos el ser que muere, porque tampoco somos el ser que vive; todo está consistiendo en SER…, pero sin ser “un” ser. Ponte bajo la lluvia y reconoce que más allá de la apariencia, de los juicios, de las interpretaciones y de los nombres que utilices para definirlo, eso que percibes y/o que experimentas a través del tacto, consiste en el Estar Siendo de Nada, pero percibido como si estuviera consistiendo en ti y en aquello que tú percibas. Aspira el perfume de una flor y reconoce que Nada es lo único que estás siendo tú y también aquello que tú percibas e identifiques como el olor de la flor. Observa la puesta del sol en horizonte y reconoce que tú, y también todas las emociones, los pensamientos, las sensaciones, etc., que experimentes ante esa percepción, están siendo Nada, pero vivido como si estuviera consistiendo en la existencia y la experiencia de muchas cosas distintas a Nada. En el Estar Siendo Nada-uno (no dualidad) no hay igualdad ni diferencias, no hay paz ni conflictos, no hay limites ni condiciones, no hay justicia ni discriminación, no hay calma ni lucha, no hay altruismo ni sacrificio, no hay inocencia ni culpa, no hay felicidad ni sufrimiento, no hay salud ni enfermedad, no hay hombre ni mujer, no hay vida ni muerte…, no hay nada de lo que se percibe siendo algo (existencia), habiendo algo y/o aconteciendo algo. Neti, neti: ni lo uno ni lo otro.

Juande Puerta.
Publicar un comentario