miércoles, 5 de abril de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (24)

47- LA VIDA. El Estar Siendo no puede conocerse ni comprenderse, porque Estar Siendo no consiste en estar siendo algo y/o en estar siendo un ser, en estar siendo un testigo, en estar siendo un acontecer, en estar siendo un hacer, en estar siendo un pensar, en estar siendo un sentir, en estar siendo un vivir, etc. Todo conocimiento y comprensión estará refiriéndose al ego y/o a la identificación con la percepción de existencia. Allí donde esté percibiéndose existencia, todo -sin excepción- estará tratándose de ego, de ilusión, de apariencia, es decir, del Estar Siendo , percibido, identificado e interpretado como si estuviera siendo la apariencia de lo percibido. El “aquí y ahora” de algo y/o de alguien consiste en la misma percepción egoica que cualquier otra percepción, pues, continuará consistiendo en la existencia de algo para alguien. Consciencia identificada, date cuenta de que todo el fenómeno de tu existencia consiste en Estar Siendo Nada, pero percibido, identificado e interpretado como si estuviera consistiendo en ser la existencia de algo. La vida no pone problemas ni brinda soluciones. La vida no da lecciones ni enseña algo. La vida no ofrece oportunidades ni las dificulta. La vida no premia ni castiga. Todo cuanto se atribuye a la vida sólo son espejismos mentales con los que “justificar” la identificación con la percepción de la existencia del supuesto protagonista de algo. ¿Por qué el Estar Siendo Universal debería tener algún propósito y/o límite, cuando los propósitos son una de las principales características del egocentrismo, es decir, de la percepción del Estar Siendo convertido en “el ser” de alguna cosa? Sin excepción, todo cuanto sea algo para ti y/o cuanto percibas siendo de alguna manera para ti, siendo por algún motivo, siendo para alguna finalidad, etc., sólo estará pareciéndolo dentro de la falacia de que tú también eres algo distinto al Estar Siendo Nada-Uno. Nada está siendo tu estar siendo, nada está siendo el estar siendo de la vida, nada está siendo el estar siendo de algún aquí y ahora; tu existencia consiste en el discurrir del miedo a no ser algo y en el esfuerzo inútil por llegar a serlo. 

48- PODRÍA ESCRIBIR. Ninguna cosa es verdad, ni es la verdad. Ninguna existencia de algo consiste en aquello que se percibe siendo algo. Nada de cuanto hayas percibido hasta ahora habrá sido eso que has considerado y ante lo que has reaccionado, por tanto, ¿de qué te crees culpable y de qué te crees merecedor?  El amor, la felicidad, el miedo, el sufrimiento…, igual que todo cuanto fuese sensorialmente, emocionalmente, psicológicamente, anímicamente, intuitivamente percibido como si consistiera en la existencia de algo, sólo está siendo considerado de ese modo para justificar la existencia del personaje que cree en su propia existencia…, y en todo cuanto parece acontecer en el ámbito ilusorio de esa percepción. Con absoluta independencia de la etiqueta que se le asigne, toda percepción de la existencia de algo siempre estará consistiendo en el Estar Siendo Universal de ningún ser concreto y/o de ninguna forma determinada de ser. La percepción de existencia sólo es una apariencia efímera e intrascendente; en el Estar Siendo Universal, por no haber existencia de algo no hay ni percepción de existencia. Podría escribir que detesto a los políticos -de todos los signos e ideologías- que están acordando medidas y leyes cuya aplicación irremediablemente conllevarán respuestas de sufrimiento, injusticias, abusos, discriminaciones, violencia, impunidad, privilegios, humillaciones. Podría escribir que detesto a los individuos que se consideran sabios, catedráticos, doctores del conocimiento, líderes y/o simplemente expertos de algo, porque -en todas las disciplinas posibles- están utilizando la apariencia de sus conocimientos para mantener oculto el negocio de la ignorancia.  Podría escribir que detesto a los que dedican todas sus cualidades y esfuerzos a acumular patrimonio económico, fama, poder y otras banalidades, aún a expensas del perjuicio que ello pueda estar ocasionando en la distribución equitativa del bienestar general, del respeto a la conservación de la naturaleza y/o en cualquier otro aspecto del teatro humano. Podría escribir todo eso, y muchas cosas más…, e incluso podría escribir refiriéndome al polo opuesto a esos casos; pero escribir eso, pensar en eso, sentir algo respecto a eso, juzgar eso, reaccionar ante algo de eso… lo único que estaría significando -así está siendo desde el inicio- sería que estaría dando autenticidad al mundo de esas percepciones, es decir, volviendo de nuevo a la locura de la identificación con la apariencia de mi existencia y de todo cuanto conforma esa fantasía. En el cuento que cuenta la historia del mundo de los individuos, todo acaba originando frustración por la sencilla razón de que salvo percibido de ese modo, aquello que termina nunca comenzó.

Juande Puerta.
Publicar un comentario