jueves, 2 de marzo de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (15)

29- NO-DUALIDAD. No-dualidad no significa no-dos; no-dualidad equivale a no-uno, no-algo, no-existencia, no-determinismo…, por tanto, no-yo, no-tu, no-vida, no-muerte, no-mundo, no-universo. No-dualidad no puede conocerse, ni enseñarse, ni comprenderse, ni alcanzarse, ni experimentarse, ni estar siéndose. Sin haber uno, tampoco hay dos, ni hay la aparente multiplicidad que seguiría al haber de uno. La percepción de dualidad y de sus infinitas derivadas surge de la identificación con el uno mismo. No-dualidad significa no-creador y no-creación. No-dualidad significa no-estar siéndose. Para estar siéndose, se tiene que “ser” algo; sin embargo, lo único que está siendo toda percepción de existencia de algo, siempre consiste en la ausencia absoluta de cualquier posibilidad de ser algo (No-dualidad). ¡Paradójicamente, la percepción de existencia demuestra la absoluta vacuidad de la particularidad del perceptor y de lo percibido! Consciencia identificada, date cuenta de que “percibir existencia” no significa “Ser existencia”; date cuenta de que “Ser” equivale a la no-existencia de algo…, a la no-existencia de límites, de condiciones, de capacidades ni de atributos. Consciencia identificada, ¿comprendes mejor ahora que, comenzando por la percepción de tu propia existencia, y continuando por todo aquello que para ti consista en la existencia y/o en el acontecer de alguna cosa, ello sólo estará tratándose de la manifestación misma del Estar Siendo no-dual? Sin excepción, todo cuanto los seres humanos (percepción originada por la consciencia identificada o mente) podamos interpretar que, más allá de nuestra apariencia y cualidades, somos y/o que debemos ser, (amor, energía, consciencia, dios, plenitud, luz…) ello siempre estará consistiendo en NADA…, aunque supuestamente percibido, interpretado y experimentado como siendo la existencia y/o el ser de algo (ego). Consciencia identificada, date cuenta de que percibir la existencia de una piedra, un árbol, un animal, un ser humano, un planeta, una galaxia y/o cualquier circunstancia, acontecimiento, estado, etc., no significa que eso no exista; pero tampoco que la percepción de su existencia y/o de su acontecer deje de estar consistiendo en la demostración misma de que ninguna existencia esté siendo aquello que esté siendo percibido y de la manera que esté percibiéndose. He ahí que todo cuanto eres, percibes, experimentas,  valoras, sueñas…, es decir, todo cuanto consideras que está siendo la existencia de algo, siempre está consistiendo en SER NADA…, pero etiquetado como si consistiera en la existencia de algo.

30- EL DOLOR DEL DUELO. Consciencia identificada, date cuenta de que no necesitas continuar haciendo un duelo por tu nacimiento, pues nunca fuiste algo que naciera alguna vez; nunca fuiste algo que naciera en algún sitio, nunca fuiste algo que naciera por algún motivo y/o con alguna finalidad.¡Nunca tu vida será tu vida! El dolor del duelo evidencia el apego de la consciencia identificada a la percepción de dualidad y/o de existencia de algo. El dolor del duelo (físico, psicológico, emocional, anímico…) evidencia la identificación de la consciencia con la particularidad de su existencia, y, por tanto, con la separación (pérdida de unidad) que jamás se produjo. ¡Nunca hubo separación o pérdida de algo, porque tampoco nunca hubo ni habrá unidad de algo! El duelo no consiste únicamente en “estar generando” sentimientos de pena, tristeza, soledad y abatimiento; duelo también es sinónimo de ansia de experiencia de todo cuanto ayude a mantener oculta aquella identificación. ¿Comprendes mejor ahora que la identificación con la percepción de la existencia de tu particularidad sólo puede experimentarse limitada, condicionada y victimistamente? Únicamente siendo Nada-Uno (no-dualidad), se puede estar siendo todo a la vez, pues, percibiéndose como la existencia y/o como la identidad de algo, aún careciendo de límites, sólo puede estarse percibiendo limitadamente. ¡En el Estar Siendo Nada-algo, ya está todo alcanzado siempre; la percepción de carencias es un reflejo de la identificación con la percepción de existencia y/o de determinación! No pueden soltarse las creencias, los pensamientos, las emociones, las actitudes, las tendencias, las preferencias, las experiencias, las circunstancias, los recuerdos, los deseos y las esperanzas que estén caracterizando una forma de existencia determinada (un individuo), pues la identificación consciencial con esa forma de existencia será la que estará originando la percepción de existencia de todo ello. No puede soltarse aquello que está considerándose el ser de uno mismo y/o considerándose que es la existencia de algo, y además algo propio, porque tanto lo uno como lo otro estará consistiendo en el estar siendo de Nada. ¿Alguien puede soltarse de ser…, cuando ser consiste en no-ser algo? La “percepción de la existencia y/o del acontecer” de algo, no puede soltarse mientras la consciencia identificada con ello siga considerándose la existencia y/o el estar siendo de otro algo; sin embargo, precisamente porque LA PERCEPCIÓN DE LA EXISTENCIA DE ALGO NO SIGNIFICA ESTAR SIENDO ALGO, basta con asumir ésto, para que la ilusión de todo aquello pueda comenzar a desvanecerse, sin necesidad de que alguna cosa esté sucediendo jamás! Sufrir por algo, igual que sentirse feliz por algo…, deja de manifiesto lo que significa el apego de la consciencia a la percepción de la existencia y/o de separación. ¡Entre el soltar y el no-soltar no hay diferencia, pues más allá de la apariencia de existencia y de diferencia, todo únicamente estará consistiendo en Ser… sin más! 

Juande Puerta.
Publicar un comentario en la entrada