domingo, 12 de febrero de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (11)

21- YO, EN LATÍN-5. Consciencia identificada, date cuenta de que todo cuanto piensas de ti y del resto de la existencia, todo cuanto sientes de ti y del resto de la existencia, todo cuanto haces con respecto a ti y al resto de la existencia, etc., siempre está originado por la percepción que tienes de ti (siendo existencia), y además separada del resto de la existencia. ¡Paradójicamente, de la percepción de tu existencia sólo puedes conocer que consiste en la Inexistencia de ti y de todo cuanto tú puedas percibir como la existencia de algo! Tú te percibes siendo más inteligente o más ignorante, más hábil o más torpe, más útil o menos útil, más amado o menos amado, más feliz o más infeliz, etc., sólo porque estás percibiéndote a ti consistiendo en una existencia separada del resto de la existencia, y estás percibiendo la existencia como algo distinto a la Inexistencia de cualquier particularidad. Desde el fenómeno de la identificación de la consciencia con su existencia (yo, en latín) todo se percibe siendo algo aparentemente diferente del resto, sin embargo, todo está consistiendo en LA MISMA percepción ilusoria y/o la misma percepción de Inexistencia convertida en existencia y/o convertida en apariencia de ser algo. Pese a la trascendencia que solemos  atribuirle, ¿en qué consisten los recuerdos del pasado, las experiencias del presente y las esperanzas del futuro, sino en la  percepción de imágenes mentales, es decir, en percepciones unidas y/o asociadas a la “percepción de la imagen” de la existencia de nuestra supuesta identidad personal? Consciencia identificada, date cuenta de que la creencia (percepción ilusoria) de que  puede perderse el tiempo (o cualquier otra cosa) no sólo demuestra tu identificación con la existencia del tiempo, sino también con la existencia de aquel individuo que, por percibirse y/o considerarse alguien viviendo en el tiempo, no podrá evitar pensar, sentir, reaccionar…, como si algo, que no consistiera en “percepción  de existencia” (yo, en latín), pudiera ganarse o perderse. Nada  se pierde y nada se gana, pues todo consiste en el continuo ESTAR SIENDO  UNIVERSAL DE NADA DETERMINADO. El ego (la identificación de la consciencia con la percepción de existencia) no puede soltarse, porque el ego consiste en creerse la existencia del personaje que tiene que soltarse del ego.  

22- FIGURAS METAFÓRICAS. Date cuenta de que tú no estás siendo consciente de ti y de todo cuanto tú consideras que está siendo la existencia de tu vida y de tu mundo; date cuenta de que tú no estás siendo consciente de ser algo; date cuenta de que estás siendo consciencia de ser…, identificada. ¿Consistirá el inconsciente en todos aquellos contenidos ilusorios que conforman y configuran la identificación con la percepción de existencia? El personaje humano se percibe siendo existencia de sí mismo, precisamente porque está consistiendo en la percepción de un reflejo de la identificación consciencial. El fenómeno del ego (percepción de existencia con identidad y/o identificada) consiste en la adulteración de percibirse siendo la existencia de “un ser y/o de un estar siendo” determinado, como si ello consistiera en algo distinto consciencia ilimitada e indeterminada. ¿Comprendes mejor ahora la razón de todas tus sinrazones y el sentido de tu sinsentido? Nunca hubo un padre creador, nunca hubo un hijo creado, nunca hubo una creación universal: todo consiste en el incesante fluir de Nada-UNO y/o de CONSCIENCIA SIN IDENTIDAD. ¿Consistirá la figura metafórica del diablo bíblico (el bien y el mal) en el fenómeno del ego, esto es, en el fenómeno de la percepción de existencia de algo distinto a la Inexistencia de un algo determinado? ¿Consistirá la metafórica expulsión bíblica del Paraíso en el fenómeno de la identificación con la percepción de existencia, y, por tanto, de dualidad y separación? He ahí que, por estar siendo “nada determinado” (consciencia de ser), intuyes la presencia de la divinidad, mientras que -a la vez- por estar considerándote la existencia de algo determinado (consciencia identificada), también sientes culpa, miedo, carencia, deseo y soledad. Consciencia identificada, confía en el Estar Siendo Universal, pues, por encima de la apariencia de tus percepciones, es lo único que siempre, y sin excepción, está siendo todo cuanto a ti te parece ser la existencia de algo y/o ser alguna existencia distinta a la tuya. Date cuenta de que los sentimientos de tu felicidad, de tu sufrimiento, de tu soledad, de tus ilusiones y de tus frustraciones…, desde siempre están surgiendo de la identificación con la percepción tu individualidad: tus pensamientos, emociones, reacciones, actos, actitudes y vivencias -todo cuanto conforma la percepción de tu existencia- son los frutos perecederos de aquello que estás considerándote. ¡Eso percibes, porque, sin darte cuenta de ello (inconscientemente), eso te consideras y/o con eso estás identificada! Crees que morirás, porque crees que eres eso que ha nacido, y crees que eres eso que ha nacido, porque crees que eres “un algo único” que puede nacer, vivir, morir..., y volver a nacer, vivir y morir cuantas veces sean necesarias... por algún motivo distinto a tu percepción egoica. 

Juande Puerta.
Publicar un comentario