domingo, 29 de enero de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (7)

13- EL SISTEMA DE LA EXISTENCIA-1. Recientemente, un famoso deportista ha declarado públicamente (comentar esto, automáticamente nos sitúa en el mundo ilusorio del ego y/o de la percepción de existencia) que “pagar impuestos es de burros”.  Eso me ha hecho recordar el dicho popular que dice que “mientras existan burros, también existirán los que se suban en ellos” (Para comprender mejor esa expresión, aconsejo cambiar el concepto “existir” por el de “percibir la existencia de…”). Todo cuanto experimenta la consciencia identificada con la percepción ilusoria de su existencia (Inexistencia de algo transformada en apariencia  y/o en percepción de infinitas existencias) no es nada más que el efecto de la identificación que estamos encarnando y que EL SISTEMA SOCIAL, surgido entorno a dicho fenómeno, nunca dejará de potenciar. ¡Consciencia, date cuenta de que únicamente está siendo la identificación contigo, aquello que está conformando todo el sistema y todas las directrices de su funcionamiento! He ahí que la única manera de soltarse mínimamente del arrollador funcionamiento del sistema,  configurado por la identificación con la existencia, consiste en soltarse también de la percepción y/o de la consideración que se tiene asumida respecto a la existencia de uno mismo. Si en un sistema social democrático te gobiernan aquellos personajes a los que les gusta viajar subidos en burro, sólo es porque tú los votas…, y si tú los votas sólo puede ser porque tú te consideras burro y, pese a tus continuas coces y tus constantes rebuznos, en el fondo tampoco quieres dejar de verte siendo como el burro que estás viéndote. ¡De la misma manera que si te consideras víctima, vivirás como víctima, si te crees burro, vivirás como un burro y otros viajarán encima tuyo; por tanto, no dudes más: si percibes la sensación de que otros viajan encima tuyo, sólo es porque tú estás asumiendo tu naturaleza de burro! En los medios de comunicación siempre está hablándose de partidos políticos de derecha, de izquierda, de centro, y de otras ideologías que van surgiendo. La teoría dice que sus políticas tendrían que ser muy diferentes entre sí, sin embargo, ¿por qué misterioso motivo la práctica casi siempre termina demostrando que en el fondo las diferencias sólo son aparentes?  

14- EL SISTEMA DE LA EXISTENCIA-2. Antes que la afinidad ideológica de cada personaje, se forma la identidad de cada individuo, es decir, la identificación de la consciencia con la percepción de la existencia de un yo. Primero se establece la convicción de que yo soy yo, y luego la manera que yo tengo de percibirme a mi y a todo cuanto, mirando desde esa perspectiva, yo considere que está siendo la existencia de algo distinto a la existencia de mi yo (mi mundo, mi vida, mis relaciones, mis aspiraciones). “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo.” -escribió Ortega y Gasset, hace ya más de un siglo, como si el yo y sus circunstancias consistieran en algo distinto a una manera egoica de percibir la Inexistencia de existencias. Percibirnos siendo la existencia (ego) de alguien, es “el factor invariable” que todos los personajes de esta historia compartimos desde el principio de los tiempos; paradójicamente, la lucha por la percepción de diferencias comienza a partir de la diversidad de esa igualdad (yo soy yo, y tú eres tú). Cada día, la mayor parte de las mentes “ocupadas en el teatro de la política”, escenifican que, dependiendo de las circunstancias (su  percepción), el color de su ideología puede variar a conveniencia; sin embargo, he ahí que aquello a lo que nunca podrán renunciar será al convencimiento de su existencia personal (ego). ¡El ego (la percepción de que yo existo), siempre y sin excepción estará siendo la madre y/o el principio fundamental de todos  los sistemas sociales, políticos, económicos, religiosos, filosóficos, culturales…! He ahí que derecha, izquierda, centro…, y también capitalismo, comunismo, materialismo, espiritualidad, justicia, cultura, etc., sólo son puntos de vista distintos…, pero “siempre” con respecto a la misma referencia, esto es, siempre en relación al ego y/o a la percepción de existencia, y de todas las discriminaciones que ello conlleva casi irremediablemente. ¿Por qué misterioso motivo las “prácticas” casi siempre terminan demostrando que en el fondo las diferencias sólo son aparentes? En efecto, porque así como todo el árbol comparte el mismo tronco, y toda la rueda gira sobre el mismo eje, la derecha es derecha del ego, la izquierda es izquierda del ego, el centro es centro del ego; la supervivencia es supervivencia del ego y/o de la percepción de existencia. ¡Se mire de la manera que se mire y se perciba de la forma que se perciba, sin excepción, toda percepción de existencia es ego! Desde siempre, el único sistema social, económico, político, judicial, religioso, educativo…, imperante aquí, es el del ego y/o el de la identificación con la percepción de la existencia del yo perceptor. La única razón de todo aquello que vives tú, y de la manera que tú lo vives, está en la identificación con la particularidad de tu existencia. ¡Tú estás guisándotelo…, y tú tendrás que comértelo!

Juande Puerta.
Publicar un comentario