lunes, 16 de enero de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (4)

07- LA IDEA DEL DESPERTAR. Muchas veces escucho hacer referencia a la idea de la necesidad del despertar. Sin embargo, para despertar, primero hay que estar dormido; y para estar dormido, antes hay que ser “eso” que duerme, ser eso que sueña, y ser eso que, aún estando dormido y estando soñando, también tiene consciencia de que necesita y de que desea despertar. ¿Qué, a parte de consciencia identificada (mente) con la percepción de ser la existencia de “un ser” dormido que desea despertar, puede estar siempre presente en todas las experiencias a la vez? La idea del despertar de la consciencia sólo puede  proceder de la consciencia identificada con la posibilidad de su existencia. ¿En qué, salvo en creerse existencia, es decir, creerse algo distinto y separado de la Inexistencia Absoluta (Nada-Uno), puede estar consistiendo el famoso sueño de la consciencia? He ahí que nada duerme, nada sueña y nada necesita despertar de ningún sueño. El sueño de la consciencia consiste en la identificación de la consciencia con el fenómeno de la percepción de su existencia. ¡Siempre manifestándose la misma creencia: la existencia individual de la consciencia que, curiosamente, continuaría existiendo después de despertar! Sí fuéramos algo, entonces seríamos la creencia de que somos algo. Trascendiendo la ilusión de la  existencia todo está consistiendo en Inexistencia de existencias y/o de ilusión. Miedo, culpa, envidia, celos, felicidad, paz, ansiedad, soledad, salud, enfermedad, muerte…, nada es aquello que parece, pues más allá del sueño de la percepción de existencia, no hay nada que esté siendo la existencia ni el acontecer de la particularidad de algo. ¿Reencarnación, destino, karma, suerte, casualidad, causalidad…,?  Todo ideas y conceptos pertenecientes al sueño de estar creyéndose la existencia de algo.  

08- DÉJATE DE HISTORIAS. Consciencia, déjate de historias y date cuenta de que “siempre” está siendo “nunca”, igual que nunca está siendo siempre; date cuenta de que felicidad y sufrimiento sólo son percepciones distintas de la existencia de algo que únicamente  existe debido a la percepción limitada e ilusoria que tienes de ti. ¿Existiría para ti algo de lo que crees que existe, si no fuera porque también crees que existes tú? ¿Existiría para ti algo, de la manera que crees que existe, si tú existieras siendo de otra manera de existir? ¡Todo cuanto vives tú, está creándolo la percepción que tienes de ti y/o de tu existencia, de ahí que fuera del ámbito de la apariencia de tu identidad personal toda percepción de existencia sea  exactamente igual de egoica, mental, efímera, victimista e intrascendente que la tuya! Toda percepción de existencia “siempre” está siendo Inexistencia y  “nunca” dejará de estar siendo Inexistencia. ¿Podrías existir sin la existencia del resto del Universo de la existencia? No, pues más allá de la identificación con la particularidad de tu apariencia personal, la existencia del Universo y tu existencia NO SON DOS existencias distintas. ¡Tú no puedes existir sin la identificación con la existencia del universo, porque, trascendiendo la ridícula percepción que tienes asumida a cerca de ti, tu existencia también está siendo la misma existencia del resto del universo! Consciencia, déjate de historias y date cuenta de que dentro del instante de un siglo los CINCO MIL MILLONES DE SERES HUMANOS que estamos existiendo ahora, habremos dejado de existir…, y en nuestro lugar estarán existiendo los que, de la misma manera que nosotros sustituimos a otros…, también otros estarán sustituyéndonos a nosotros, sin que la percepción de la existencia del universo haya nacido ni muerto ni una sólo vez. ¡Tú naciste, vives y morirás sólo en la creencia de que eres la existencia de algo en lugar de la Inexistencia de todo! 

Juande Puerta.
Publicar un comentario