viernes, 13 de enero de 2017

REFLEXIONANDO 2017 (3)

05- EXISTENCIA DE NADA. ¡Nada es aquello que parece, porque nada es algo y/o porque todo algo consiste en el estar siendo de Nada, percibido como si fuera existencia de algo! LA EXISTENCIA DE ALGO NO ES NADA MÁS QUE UNA MANERA DE PERCIBIR LA INEXISTENCIA DE TODO, DE AHÍ QUE CUALQUIER PERCEPCIÓN DE EXISTENCIA Y/O DE ACONTECER SIEMPRE ESTARÁ SIENDO LA DEL SUPUESTO EXISTIR DE UNO MISMO. Las percepciones de la consciencia identificada con la percepción del fenómeno de su existencia pueden ser sensoriales, psíquicas, anímicas, emocionales, intuitivas…, pero todas por igual percepciones de apariencia. Consciencia, date cuenta de que absolutamente todos los conceptos, ideas, reacciones, etc., que utilices, pertenecerán al ámbito especulativo surgido de la identificación con la percepción de tu existencia y/o de la percepción de tu determinación (ser algo). Bien-mal, real-irreal, amor-ego, culpa-perdón, vida-muerte, felicidad-desdicha, arriba-abajo, yo-tu, mio-tuyo…, todo obedece al mundo imaginario de la Inexistencia percibida como si estuviera siendo tu existencia. Cuando todo consiste en Estar Siendo Inexistencia y/o la EXISTENCIA DE NADA DETERMINADO, ¿qué puede ser real o irreal, bueno o malo, mejor o peor, etc., fuera de ese juego de percepciones? La percepción de existencia de algo y/o la percepción del acontecer de algo puede considerarse real o irreal, correcto o incorrecto, conveniente o inconveniente…, pero en todos los casos sin excepción ello estará correspondiendo al ámbito ficticio e imaginario de tu existencia. Consciencia, date cuenta de que el dolor y el sufrimiento…, igual que la calma, la felicidad y el resto de las emociones, cuya experiencia identificas en tu aparente identidad, no procede de lo que hagan los demás ni de lo que ocurra en el mundo, sino de creerte tú algo distinto a todas esas percepciones. Consciencia, date cuenta de que cuanto más identificada estás con la percepción de la existencia de algo-alguien (familia, amigos, compañeros…), mayor es también la intensidad de las respuestas que, respecto a esas identidades, experimentas y/o  identificas en ti. ¡No se trata de aquello que te hacen o que te sucede, sino de percibirlo como estuviera tratándose de algo ajeno o externo (merecido e inmerecido) a la creencia en ti! 

06- EFECTO ESPEJO. Nos miramos al espejo y vemos el rostro, los brazos, las piernas..., el cuerpo que identificamos con la totalidad de nuestro yo. Pero, por mucho que se niegue, la existencia de nuestro yo “NO” queda limitada al aspecto de la forma material; la apariencia de nuestra existencia también está conformada por toda aquella existencia que no se percibe con los sentidos de percibir aspectos físicos y personales. ¡Pienso, siento, respiro, vivo, muero…, luego también soy existencia de eso..., luego esa existencia también está conformando mi identidad! No hay pensamiento, sensación, emoción, intuición, deseo, aspiración, recuerdo, acto, reacción..., no hay absolutamente nada, que podamos percibir a través de cualquier canal perceptivo, en cualquier instante y circunstancia (aunque ello parezca ajeno), que no esté constituyendo una parte más y/o un "órgano vital" de la consciencia perceptora. ¡Nada puede percibirse que no esté consistiendo en la apariencia de la existencia del sí mismo! Consciencia, date cuenta de que “luchar contra” algo que estés percibiendo de cualquier forma posible (pensamientos, sentimientos, circunstancias, relaciones, situaciones, pasado…) siempre significará estar luchando únicamente contra ti…, igual que toda búsqueda estará consistiendo en la búsqueda de lo que no estás viendo en ti; por tanto, acepta que salvo para continuar existiendo en la apariencia de tu limitada identidad personal, nunca fue necesaria lucha ni búsqueda alguna. La realidad que nos rodea “NO” es algo distinto a aquella consciencia que interactúa con esa percepción. Y “tampoco” lo exterior tiene su causa y origen en el interior, sino que interior y exterior son exactamente lo mismo, pero percibido desde la identificación con la existencia de un yo distinto y separado del resto de las percepciones. Consciencia, aquellas percepciones de existencia con las que crees que estás interactuando (los demás, el mundo, la vida en general) te reflejan como si fueran un espejo, simplemente porque “NO” son existencias distintas a la tuya: siempre estás interactuando contigo misma…, y sólo contigo misma. ¡Sin embargo, más allá de la percepción egoica y/o de la percepción de existencias, no hay dos (dualidad), porque tampoco hay un Uno!

Juande Puerta.
Publicar un comentario